lunes, 10 de octubre de 2016

MOUSSE MÁGICA DE GELATINA Y NATA


Hoy os traigo este postre magnifico con que coged la cuchara que vamos a disfrutar de la magia. ¿Y por qué mágico? Veremos como se va a dividir en dos capas.




_ 1 sobre de gelatina de fresa(85 grs)
_ 250 ml de agua hirviendo(1 taza)
_ 250 ml de agua fría(1 taza)
_ 500 ml de nata para montar(2 tazas crema de leche para batir)
_ 4 cucharadas de azúcar
Podemos usar la gelatina que más nos guste.







Calentamos 250 ml de agua hasta que hierva.
Disolvemos muy bien la gelatina en el agua hirviendo.
Añadimos los 250 ml de agua fría. Removemos bien y metemos en el frigorífico. Mientras tanto seguimos con el siguiente paso.
Montamos la nata o crema de leche con unas varillas de mano o eléctricas. Cuando esté medio montada añadimos el azúcar. Seguimos batiendo hasta que estén firmemente montadas.
Truquillo: no olvides que la nata debe de estar bien fría yo la meto al congelador
 15 minutos antes de hacer la receta, también meto el bol donde la voy a montar 
y las varillas.

Volcamos la gelatina que teníamos reservada en el frigorífico en el bol de nata montada y batimos muy bien hasta que consigamos una mezcla homogénea y empiecen aparecer burbujas en la superficie.
Servimos en copas o en vasitos y dejamos reposar unas 3 o 4 horas en el frigorífico ( yo os aconsejo mejor de un día para otro)
¡Ojo! Tras el reposo en el frigorífico veremos como la mousse se separa en dos capas ella solita y nos quedará un postre magnifico
Sabes por qué ocurre ?
Sigue leyendo

¿Por qué es mágica esta mousse? ¿Por qué se separa en dos capas?

Se le denomina mousse mágica porque sin hacer nosotros nada, se separa en 

dos capas, una en el fondo más gelatinosa y otra en la superficie más aireada 
y untuosa.

La razón es muy sencilla, es prácticamente la misma que ocurre cuando mezclamos

 agua y aceite. ¿Quién se va arriba y quién se va abajo?

El aceite tiene menor densidad que el agua (a igual cantidad de aceite y agua, el aceite pesa menos), de tal manera que los líquidos más ligeros flotan y los pesados se van al fondo.

Aplicado a nuestra mousse: la parte de gelatina tiene mayor densidad que la parte

 de nata, así que por mucho que intentemos que estas dos partes de mezclen, al final se acabarán separando.

Si observas en el proceso del reposo, verás como poco a poco la parte "blanca" sube

y la parte "rosa" se queda en el fondo. ¡Magia en la cocina!

Decoramos con algo de nata montada y alguna fruta por encima, si queremos
yo la he dejado tal cual.
Delicioso con la parte de arriba cremosa y la parte de abajo gelatinosa es un gran postre animaros ya veréis como gusta tanto a peques como a mayores.

Fuente de la receta:
www.elsaberculinario.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario